psicologia ambientale

LA PSICOLOGIA AMBIENTAL

LA PSICOLOGIA AMBIENTAL

La Psicología desde siempre se ha centrado en el hombre, examinando su “interior” formado por sus conocimientos, emociones y personalidad, pero las investigaciones de las últimas décadas demuestran que es imposible predecir el comportamiento humano sin importar en “dónde” se desarrolle. El ambiente y la arquitectura tienen una influencia fundamental en la formación de nuestra identidad, de nuestros pensamientos y nuestras emociones. El hombre es el ser humano que puede modificar el ambiente para adaptarlo a sus propios fines a través de cambios en el territorio y decisiones arquitectónicas.

La Psicología ambiental es la rama de la Psicología que se ocupa de estudiar la relación del individuo con el ambiente socio-físico. Enseña también que el comportamiento del hombre puede tener efectos destructivos y nocivos sobre el ambiente. El informe 2009 de TASK FORCE APA sintetiza la literatura científica actual y las reflexiones acerca de cómo las personas comprenden los riesgos del cambio climático, las variables psicológicas y contextuales de las conductas humanas que influencian el clima; el impacto psicosocial de los cambios climáticos; cómo se adaptan las personas para enfrentar las amenazas ligadas a los cambios climáticos. Los Psicólogos deberían ayudar de forma efectiva a la humanidad para la reducción y la adaptación. El cambio climático es una cuestión difícil de enfrentar porque requiere una respuesta humana diferente a otras crisis globales. Las respuestas altruistas o comunitarias de apoyo se asocian a los desastres naturales, mientras que las incertezas y las divisiones se asocian a los desastres tecnológicos. Los Psicólogos pueden usar la Psicología de las catástrofes en lo que respecta a la adaptación a largo plazo, reconociendo que las respuestas son diferentes entre las catástrofes naturales y tecnológicas. De hecho, han identificado el impacto psicológico del cambio climático asociado a condiciones climáticas extremas, desastres naturales y ambientes degradados con un daño directo a la salud mental, con consecuencias como la ansiedad y la incerteza; con un impacto psicosocial que causa la migración, el desplazamiento de poblaciones y un estrés ambiental crónico.

LAS CUATRO DIRECCIONES EN LAS QUE LA ECOPSICOLOGÍA SE ESTÁ DESARROLLANDO ACTUALMENTE:

  • El estudio de la relación hombre-naturaleza en otras culturas, obteniendo interesantes correlaciones entre la calidad de la relación con la naturaleza, la calidad de las relaciones interpersonales y la calidad de los valores de cada sociedad.

  • La naturaleza es un ser vivo del que somos parte integrante. Si queremos asegurarnos no solo la supervivencia física sino también el equilibrio y el bienestar psicológico y espiritual, necesitamos naturaleza a nuestro alrededor.

  • Una aplicación en el campo terapéutico que enfrenta el malestar social e individual correlacionándolo también al cuadro ambiental en el que se vive. El paisaje natural puede convertirse en una nueva modalidad terapéutica, tomando en cuenta que el encuentro con colores, espacios, ritmos y sonidos favorece el relajamiento de la mente y el contacto con las emociones, además de ofrecer una preciosa oportunidad para la descarga fisiológica de estrés y tensión.

  • La elaboración de nuevas estrategias para avanzar con la causa ambientalista, configurando su discurso en una participación activa, práctica y optimista para resolver los problemas.

El escritor ambientalista Derrick Jensen escribe que no es posible crear una cultura de la sostenibilidad sin poseer un alma ecológica. La identidad “VERDE” podría ser un punto de apoyo válido para construir un cierto nivel de coherencia en nuestros comportamientos y en nuestras acciones. En particular, parece que hay dos niveles en los que la identidad puede funcionar: reforzar un comportamiento ecológico específico o estimular, de forma genérica, una serie de sub-acciones ecológicas. El campo de la Psicología ambiental está articulado en una pluralidad de líneas de investigación que para sintetizar se pueden agrupar según se ocupen de:

  • Los efectos que las diferentes características asumidas por el ambiente tienen sobre los posibles comportamientos de los usuarios de estos ambientes;

  • Las modalidades en las que los aspectos individuales (de comportamiento, personalidad, experiencia ambiental) influencian el tipo de relación y de comportamiento que el individuo establece con aspectos específicos o generales del mismo ambiente.

La perspectiva delineada en el MANUAL de Psicología ambiental se define como “transaccional y contextual”, se caracteriza por una orientación psicosocial que se delinea principalmente en las siguientes dos direcciones:

  • El ambiente pasa de la caracterización mediante variables físicas simples a la consideración por unidades siempre más concentradas, como la de “esquema conductual o socio-físico”.

  • El rol fundamental asignado al contexto socio-cultural en el que, por un lado, ocurren los fenómenos psicológicos considerados, y por el otro se definen las características socio-físicas del ambiente, con una notoria preferencia por la investigación de campo, es decir la que se realiza en el contexto donde los fenómenos objeto de estudio tienen lugar naturalmente.

En un estudio conducido por los investigadores del Baycrest’s Rotman Research Institute de Toronto se demuestra que el simple hecho de caminar en un parque natural puede beneficiar, en términos cognitivos y afectivos, a las personas deprimidas (con diagnóstico de depresión severa). El punto de partida del estudio es la Teoría de Restauración de la Atención (ART, por sus siglas en inglés) según la cual las personas se concentran mejor tras haber transcurrido algo de tiempo en contacto con la naturaleza o tras haber observado imágenes de paisajes naturales. Si las personas permanecieran en contacto con un ambiente natural tranquilo y pacífico no serían bombardeadas con muchas de las típicas distracciones del ambiente urbano que ponen a dura prueba la memoria de trabajo y la atención. Los participantes del estudio que habían caminado por una hora en contacto con la naturaleza presentaban una mejora del 16% en el desempeño de su atención y de su memoria de trabajo respecto a quienes habían caminado en el centro de la ciudad. También la presencia de emociones positivas resulta mayor tras la caminata en la naturaleza respecto al ambiente urbano. Por otro lado, desde el punto de vista del humor, pareciera que fuese la caminata en sí misma y no el ambiente en el que se lleve a cabo lo que tiene efecto sobre el humor, puesto que las emociones negativas mejorarían en ambos tipos de ambiente durante la caminata. Cabe destacar que los efectos sobre el humor no se correlacionan con los efectos sobre el desempeño cognitivo, sugiriendo la presencia de mecanismos distintos y parcialmente independientes que subyacen a los cambios cognitivos y afectivos tras el contacto con la naturaleza. “La Psicología ambiental es el estudio del comportamiento y del bienestar humano en relación al ambiente socio-físico”, esta es la definición que el Manual mencionado propone hoy para este nuevo ámbito de la Psicología, dejando entrever que el interés del campo debería estar orientado tanto a la comprensión de los procesos psicológicos de base como a la posibilidad de prefigurar propuestas y proyectos de cambio/intervención con el objetivo del bienestar humano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Floriana De Michele

sessualità coppia
umore
SferaBlog - Aggregatore di Notizie Tecnologiche